Nitrógeno Total y Derivado del Fertilizante en Maíz: Influencia de las Labranzas y la Fertilización en un Sistema Agrícola de Secano de Santiago del Estero

artículos
Maria Cristina Sánchez
Est.Exp. Santiago del Estero INTA. mcsanchez@santiago.inta.gov.ar  

 

En climas semiáridos es dificultoso mantener e incrementar la productividad de un suelo particularmente en lo que se refiere a la provisión de agua y nitrógeno para los cultivos.

En Santiago del Estero, Argentina, se han introducido progresivamente prácticas de labranza conservacionista y rotación de cultivos con pasturas para mejorar aquellos factores claves de la producción en estos ambientes. Trabajos de investigación evidencian respuestas inconsistentes cuando se evaluó el efecto de labranzas en las propiedades de suelo y desarrollo de cultivos, lo cual sugiere que existen otros factores con mayor impacto que éstas como por ejemplo, especie, historia del lote ó secuencia de cultivo establecida.

El manejo de la nutrición nitrogenada es un aspecto importante en la agricultura de secano y por ello es foco de atención entre numerosos investigadores. Particularmente para el cultivo de maíz en la región semiárida del NOA, donde se evidencia un importante crecimiento de la actividad agropecuaria, se dispone de escasa información respecto a niveles críticos de respuesta a la fertilización nitrogenada y del comportamiento del nitrógeno aplicado dentro del sistema. Una técnica disponible para estudiar el destino del N derivado del fertilizante en el sistema suelo-planta es el uso de materiales nitrogenados enriquecidos con N15, técnica ampliamente desarrollada en ensayos con micro parcelas Esta técnica permite discriminar con precisión que proporción de N marcado con el isotopo es encontrado en la planta, asumiéndose que la diferencia permanece en el suelo, y así estimar el porcentaje de recuperación del N del fertilizante.

El presente trabajo tuvo por objetivo evaluar el efecto de 2 sistemas de labranza y de fertilización nitrogenada en el cultivo de maíz sobre: a) el rendimiento en grano (kg/ha) y b) el nitrógeno total (Nt) y el derivado del fertilizante (Ndff) en los granos del cultivo de maíz.

  

Materiales y Métodos

El ensayo se realizó bajo condiciones de secano en el campo Experimental La María del INTA, en suelo Haplustol torriorténtico con textura franco limosa en los primeros 20 cm de profundidad. El clima es semiárido con una precipitación media anual de 600 mm y evapotranspiración de 1100 mm resultando en un balance hídrico negativo para todos los meses del año.

EL suelo no presentó limitaciones en características químicas: 3,2 % de materia orgánica, Conductividad eléctrica 0,2 dS m-1 y pH 6,8 en los primeros 30 cm de profundidad.

Este trabajo evaluó la exportación del N total y del fertilizante en maíz utilizando la técnica del nitrógeno marcado (N15). Se evaluaron 2 sistemas de labranza: convencional (SC) y siembra directa (SD). La fertilización nitrogenada se hizo a la siembra en dosis de 50 kg de N/ha como urea, adonde parte del área fertilizada se empleo urea marcada con el isotopo N15 .

Los Tratamientos evaluados fueron: Convencional Fertilizado (CF); Convencional No Fertilizado (CNF); Siembra Directa Fertilizado (SDF); Siembra Directa No Fertilizado (SDNF). El maíz se sembró en Noviembre cuando las condiciones de humedad fueron óptimas, siguiendo la rotación con algodón

  

Resultados y Discusión:

Los rendimientos obtenidos en el cultivo de maíz en función de las labranzas y aplicación de fertilizante se muestran en Tabla 1.  

Tabla 1. Rendimiento (kg ha-1) del cultivo de maíz en cada campaña agrícola.

Campaña 1998-1999 1999-2000 2000-2001
   Rendimiento (Kg. ha-1)
CF 9.050 a A 5.600 a A 9.223 a A
CNF 8.235 a B 3.826 a B 9.851 a B
SDF 12.212 a A 3.849 a A 8.360 a A
SDNF 5.096 a B 2.537 a B 8.893 a B

Letras minúsculas diferentes indican diferencias significativas entre tratamientos de labranza (P<0,05) y las mayúsculas, entre los de fertilización (P< 0,08).  

 

El rendimiento del Maíz fue normal para la zona de secano excepto en la campaña 1999-2000 (Tabla 1) donde los bajos rendimientos se relacionaron, en parte, con un importante estrés hídrico en los meses críticos del cultivo. Ya en la tercera campaña los rendimientos se incrementaron y estabilizaron en valores similares que los obtenidos bajo riego, lo cual pudo ser resultado del efecto acumulado de rotación y un año climático de mejores condiciones que el anterior.

Las labranzas (SD y SC) no causaron efectos importantes en el rendimiento (Tabla 1) en coincidencia con lo registrado por otros autores mientras que las diferencias encontradas entre los tratamientos de fertilización fueron poco significativas. Algunos autores afirman que los rastrojos de las gramíneas son beneficiosos para la fertilidad edáfica dada su composición química, mientras que los efectos correspondientes al cultivo de algodón aún son desconocidos.

Esto se relaciona con la influencia de la relación C:N del rastrojo y el período de barbecho sobre la disponibilidad de N para el cultivo siguiente, factor no estudiado en este trabajo. La respuesta de los rendimientos a las labranzas podría ser consecuencia del escaso período de tiempo en que se desarrolló este estudio que resulta insuficiente para que la SD se exprese en mejores condiciones físicas y químicas del suelo.

En la Figura 1A se observa el Nt exportado en el grano, que osciló entre 42 y 157 kg/ha (13 a 20 kg/Ton) donde el mayor valor corresponde al segundo año de cultivo (antecesor algodón). La fertilización nitrogenada tuvo influencia significativa en el contenido de Nt en grano pero éste no fue afectado por el sistema de labranza.

El contenido de Nt (%) en los granos de maíz osciló entre 1,3 y 2.0 % entre los tratamientos no fertilizados y fertilizados, donde el mayor valor corresponde a la segunda campaña agrícola y fue independiente de las labranzas. Estos valores son superiores a los registrados por otros autores (Rimski-Korsakov et al. 2006), que publican valores entre 0,95 y 1,31 % entre los tratamientos no fertilizados y fertilizados respectivamente.

El N del fertilizante (Ndff) en los granos osciló entre 9 y 16 kg/ha independientemente de las labranzas (Figura 1B) donde la SC favoreció la absorción del N del fertilizante respecto a la SD, excepto para la campaña 98/99.

El incremento en la cantidad de N exportado por los granos en el 3° año de las rotaciones evidenció mayor disponibilidad de este elemento para el cultivo de maíz (Figura 1). Los procesos por los cuales se produce la inmovilización-liberación de N desde los rastrojos en estos suelos son aún poco conocido, especialmente en secuencias donde interviene el cultivo de algodón quien aporta rastrojos no cosechados de profundidad y calidad notablemente diferente a otros cultivos mas estudiados

  

Figura 1. A) Contenido de nitrógeno total (Nt) en grano en tratamientos de labranza y fertilización y B) Contenido de nitrógeno del fertilizante (Ndff) en los tratamientos de labranza. Letras minúsculas diferentes indica diferencias significativas entre tratamientos de fertilización.

  

Conclusión

Para el período de 3 años considerado en este estudio, las labranzas no afectaron el rendimiento ni en el comportamiento del N (Nt y Ndff) exportado por el maíz, pero sí lo tuvo la fertilizacion nitrogenada.

Cuando los tratamientos fueron fertilizados, el Nt exportado fue significativamente mayor que los no fertilizados independientemente de las labranzas.

  

 

 




  • ENCUESTAS
  • ¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?

    Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
    Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
    Articulos de Uso Fertilizantes
    Fertilidad de Suelos
    Otros (Estadísticas, etc.)
  • [Ud. ya vot?]
  • Ver Resultados de la encuesta