Antecedentes   Objetivos   Contacto  
  Biblioteca de fertilidad y fertilizantes en español  

RedAgrícola

Fertirrigación: Las Ventajas del Fósforo Soluble

articulos
Equipo del Proyecto Fertilizar - INTA Pergamino
  
La fertirrigación permite altos rendimientos, un mejor uso del agua y de los nutrientes, menores pérdidas por lixiviación y aplicaciones controladas durante el desarrollo de los cultivos. Las ventajas del sistema se potencian con la utilización de fósforo solubles.

Sabido es que los sistemas de fertirrigación deben ser utilizados totalmente con nutrientes solubles en agua. En el caso de nitrógeno y potasio esto generalmente no presenta problemas técnicos. Sin embargo, si pueden surgir serias dificultades cuando se utilizan fertilizantes fosfóricos, particularmente en condiciones alcalinas.

Básicamente, los fosfato de calcio y los fosfatos de magnesio precipitan con facilidad y bloquean el sistema, hecho que ocurre con cierta frecuencia cuando el agua de irrigación es alcalina y dura, conteniendo alto niveles de calcio y magnesio. Esto puede evitarse, bajando el pH del agua de irrigación. Si el pH del agua es mantenido constantemente bajo, la precipitación no tiene lugar y no ocurre ese bloqueo. Esta estrategia también puede ser una ventaja desde el punto de vista de la nutrición del cultivo, ya que el uso de fertilizantes ácidos sobre suelos alcalinos favorece la eficiencia del nutriente, incrementando la disponibilidad de fósforo y otros elementos.

Estudios llevados adelante en la Universidad de California con cultivos extensivos demuestran las bondades de la fertirrigación y sus beneficios frente al suministro de nutrientes puestos en el suelo en forma tradicional, aun cuando se utilizan elementos como el fósforo. Otros estudios comparan diferentes fuentes de recursos de fósforo, observando que, en condiciones alcalinas, el ácido fertilizante fosfato de urea tiene buenas respuestas en maíz, comparado con el uso de un fertilizante alcalino de fosfato diamónico. También hay otros trabajos que indican que la urea fosfato, cumplimenta de la misma manera como otras fuentes de fosfatos.

El propósito de esta serie de ensayos fue comparar la efectividad de la aplicación simple fertilizantes en el suelo con la efectividad de los nutrientes aplicados con fertirrigacion. Para ello, fueron usadas varias fuentes de nitrógeno, fósforo y potasio para disolver en agua los fertilizantes. El otro propósito fue comparar la performance de diferentes fuentes de fósforo con agua alcalina y dura, y en un suelo también alcalino con un alto contenido de carbonato de calcio.

Para la aplicación en forma directa en el suelo se optó por el superfosfato, mientras que para la aplicación de fertirrigacion se realizaron tratamientos independientes con fosfato monoamonio, fosfato diamónico, urea fosfato y ácido fosfórico o la urea fosfato o el ácido fosfórico. El fosfato monoamonio es acidificado porque tiene un pH de 4,5 y la urea fosfato es altamente acidificada tiene un pH de 2,7. El fosfato diamónico y el fosfato monoamonio son también conocidos y altamente utilizados como fuentes de fertilizantes fosforados. La urea fosfato, en cambio, tiene una relativa difusión. Los productores usualmente utilizan ácidos fosfóricos para bajar el pH del agua de irrigación en sus establecimientos. El método trabaja pero tiene la desventaja de manejar un ácido peligroso. La ventaja de la urea fosfato es que es un fertilizante sólido, con un 18 % de nitrógeno y 44 % de anhídrido fosfórico y su uso es más fácil y seguro.

 

Fertirrigación vs. aplicación en el suelo

Cuando las diferentes fuentes de fósforo y las diferentes métodos de aplicación fueron comparados los resultados fueron claros. Las fuentes de nutrientes a través de fertirrigacion, se tradujeron en incrementos de entre 16 y 35 % en los rendimientos de tomate con respecto al sistema tradicional. La asimilación de fósforo por las plantas en este ensayo fue monitoreado a través de análisis de plantas, notándose que fue más rápida por este método. La hojas de tomate fueron analizadas durante el período de crecimiento no sólo para fósforo sino también para nitrógeno, calcio, magnesio y potasio. Asimismo, al comienzo del período de crecimiento la asimilación de fósforo fue estadísticamente significativa mas alta en urea fósforo que en aplicaciones de fosfato monoamonio y que en superfosfato triple a través del suelo.

Otra significante diferencia entre la urea fosfato y el fosfato monoamonico estuvo en el nitrógeno contenido en las hojas, observándose que en las etapas de mayor desarrollo del cultivo fue mas alto con la urea fosfato que con el fosfato monoamonico. Esto puede apoyar la teoría de que la urea fosfato decrece las pérdidas del nitrógeno de la urea a causa de su acidez. Con respecto a otros nutrientes, no hubo diferencias significantes en los análisis foliares.

Por otro lado, en aquellos ensayos donde el principal objetivo fue la comparación de varias fuentes de fósforo en fertirrigacion, los resultados fueron generalmente similares. Los fertilizantes ácidos dieron un alto rendimiento de cultivos y el efecto sobre la calidad fue también perceptible. En casi todos los ensayos la tendencia fue que los mas bajos rendimientos fueron obtenidos con fosfato diamónico y fosfato monoamonio, siendo con urea fosfato el más alto.

De acuerdo a trabajos realizados por el Departamento de Suelos y de Ciencias de Medio Ambiente de la Universidad de California, orientados a evaluar las aplicaciones de fosfato de urea en cultivos de tomates irrigados en suelos calcáreo, también arrojo valiosos resultados. En ese caso, el fósforo fue agregado semanalmente a través de la irrigación como fosfato de urea (17-19-0) en distintos tratamientos que incluyeron dosis de 20, 40 y 80 kg/ha. Por otro lado, se realizaron tratamientos con aplicaciones en bande de 40 kg/ha de superfosfato triple (0-20-0) con o sin la adición de aplicado de sulfato de urea (15-0-0-16). El sulfato de urea fue agregado a la tasa equivalente a la acidez tratable de 40 kg de urea fosfato - fosfato por hectárea por tratamiento. La urea fue agregada a todos los tratamientos para proveer el equivalente de 100 kg/ha de nitrógeno.

Al evaluar los resultados, los rendimientos de frutas y materia vegetal resultaron con ganancias de 20 kg/ha cuando se utilizo urea fosfato, frente a cualquier otro tratamiento, a la vez que se comprobó, entre otros beneficios, que este nutriente resultó mas efectivo cuando existen deficiencias de hierro y magnesio. En suma, la fosfato de urea parece ser un efectivo fertilizante de fósforo para aplicaciones a través de sistemas de irrigación.

  

Peso de frutas y rendimientos de pimiento afectado por varias fuentes de fósforo

Tratamiento Rendimiento Peso de la fruta
  Ton/ha  gr/fruta
DAP 100 % 69,95 72,4
DAP 75 % 60,72 72,7
MAP 100 % 73,86 80,1
MAP 75 % 75,98 84,7
UP 100 5% 74,26  81,5
UP 75 % 82,15 88,3

Fuente: Universidad de California.
Comparison between different sources of phosphate applied diretly to soil and via fertigation. L Ristimaki. Proc. Nº 430. The International Fertiliser Society
Mikkelsen, R.L. 1989. Phosphorus fertilization through drip irrigation. J. Prod. Agric. 2:279-286.
Mikkelsen, R.L. y Jarrell, W.M. 1987. Application of Urea phosphate and urea sulphate to drip irrigated tomatoes grown in calcareous soils Soil Sci. Soc. Am. J. 51 : 464 - 468.

Estudios llevados adelante en la Universidad de California con cultivos extensivos demuestran las bondades de la fertirrigación y sus beneficios frente al suministro de nutrientes puestos en el suelo en forma tradicional, aun cuando se utilizan elementos como el fósforo. Otros estudios comparan diferentes fuentes de recursos de fósforo, observando que, en condiciones alcalinas, el ácido fertilizante fosfato de urea tiene buenas respuestas en maíz, comparado con el uso de un fertilizante alcalino de fosfato diamónico. También hay otros trabajos que indican que la urea fosfato, cumplimenta de la misma manera como otras fuentes de fosfatos.

Se sabe que los sistemas de fertirrigación deben ser utilizados totalmente con nutrientes solubles en agua. En el caso de nitrógeno y potasio esto generalmente no presenta problemas técnicos. Sin embargo, si pueden surgir serias dificultades cuando se utilizan fertilizantes fosfóricos, particularmente en condiciones alcalinas o de suelos calcáreos.

Básicamente, los fosfato de calcio y los fosfatos de magnesio precipitan con facilidad y bloquean el sistema, hecho que ocurre con cierta frecuencia cuando el agua de irrigación es alcalina y dura, conteniendo altos niveles de calcio y magnesio. Esto puede evitarse, bajando el pH del agua de irrigación. Si el pH del agua es mantenido constantemente bajo, la precipitación no tiene lugar y no ocurre ese bloqueo. Esta estrategia también puede ser una ventaja desde el punto de vista de la nutrición del cultivo, ya que el uso de fertilizantes ácidos sobre suelos alcalinos favorece la eficiencia de uso de los nutriente, incrementando la disponibilidad de fósforo y otros elementos.

El fosfato monoamónico es acidificado porque tiene un pH de 4,5 y la urea fosfato es altamente acidificada tiene un pH de 2,7. El fosfato diamónico y el fosfato monoamónico son también conocidos y altamente utilizados como fuentes de fertilizantes fosfatados. La urea fosfato, en cambio, tiene una relativa difusión. Los productores usualmente utilizan ácido fosfórico para bajar el pH del agua de irrigación en sus establecimientos. El método trabaja pero tiene la desventaja de manejar un ácido peligroso. La ventaja de la urea fosfato es que es un fertilizante sólido, con un 18 % de nitrógeno y 44 % de anhídrido fosfórico y su uso es más fácil y seguro.

El aumento del movimiento y la alta capacidad de la planta asociado con el riego por goteo fosfatado, se comparó con otro método de fertilización fosfatada, los resultados probablemente se debe al efecto concentrando que resulta de la aplicación por goteo donde una única porción del suelo recibe agua y nutrientes.

Se ha reportado que existe más movimiento desde la aplicación de goteo de H3PO4 que desde la aplicación de TSP aplicado debajo de los emisores en un suelo arenoso. Se concluyo que el H3PO4 resultó en una distribución más favorable para la captación por la planta que el TSP.

Se encontró que FDU es un fertilizante de P efectivo para irrigación por goteo en suelos calcáreos. Se reportó que menos P es requerido para incrementar la concentración en tejidos con aplicación por goteo de FDU que con TSP ubicado en banda ubicado debajo de los aspersores.

Se usó para fertilizar el FDU en Brassica sp y Cucúrbita sp, el cual fue irrigado hasta 0,60 mtr y otro tratamiento hasta 3,60mtr con riego por goteo o por surco. Los rendimientos de Cucúrbita sp fue 34% a 54% más altos y en calabaza fue 22% más elevado con el tratamiento más profundo que con el riego por surco, en el cual se aplicó FDU en banda.

Equivalente rendimientos a los cultivos de surco se obtuvieron con la mitad de P y la mitad del agua cuando el tratamiento fue a través de riego por goteo. Las deficiencias de fósforo se notaron en los cultivos que había sido fertilizados en aplicación por banda con anterioridad a plantación, mientras ningunos de tales síntomas se observaron cuando las plantas se fertilizaron mediante el riego por goteo durante la temporada de creciente.

Después que termina la aplicación de P, la absorción de P soluble comenzará a alcanzar un cuasi - equilibrio en la fertilidad en el volumen del suelo.

De acuerdo a trabajos realizados por Mikkelsen, orientados a evaluar las aplicaciones de fosfato de urea en cultivos de tomates irrigados en suelos calcáreos, también arrojó valiosos resultados. En ese caso, el fósforo fue agregado semanalmente a través de la irrigación como fosfato de urea en distintos tratamientos que incluyeron dosis de 20, 40 y 80 kg/ha. Por otro lado, se realizaron tratamientos con aplicaciones en banda de 40 kg/ha de superfosfato triple (0-20-0) con o sin la adición de aplicado de sulfato de urea (15-0-0-16). El sulfato de urea fue agregado a la tasa equivalente a la acidez titulable de 40 kg de urea fosfato - fosfato por hectárea por tratamiento. La urea fue agregada a todos los tratamientos para proveer el equivalente de 100 kg/ha de nitrógeno.

Al evaluar los resultados, los rendimientos de frutas y materia vegetal resultaron con ganancias de 20 kg/ha cuando se utilizo urea fosfato, frente a cualquier otro tratamiento, a la vez que se comprobó, entre otros beneficios, que este nutriente resultó mas efectivo cuando existen deficiencias de hierro y magnesio. En suma, la fosfato de urea parece ser un efectivo fertilizante de fósforo para aplicaciones a través de sistemas de irrigación.

  

 


 .: encuestas :.

¿Qué secciones de nuestro sitio consulta con más frecuencia?
Articulos Cultivos extensivos (Granos, Pasturas)
Articulos Cultivos intensivos (Horticultura, etc.)
Articulos de Uso Fertilizantes
Fertilidad de Suelos
Otros (Estadísticas, etc.)
 

 

   
  :: Resolución mínima de 1024 x 768 ::